viernes, mayo 01, 2009

Robando un post, robando una memoria…

Acabo de leer un post interesantísimo de mi amiga Elizabeth Villeda de San Luis Potosí en donde habla de que las “impresiones que dejan las personas en sus propiedades” (especialmente aquellas que son producto de la tecnología) son un indicador contundente de su personalidad , refiriéndose también a una novela de Ray Loriga en donde reconstruyen a una persona de manera “virtual” a través de sus recuerdos, pertenencias, registro de pautas de conducta, notas, diarios, análisis grafológicos, etc.

 

También habría que pensar que la personalidad “como tendencia al comportamiento” no solamente queda impresa en nuestros hábitos de consumo (música, libros, lugares visitados) y en nuestro quehacer intelectual (en lo que escribimos, en lo que leemos…). En este sentido y suponiendo que la muerte haya truncado nuestra existencia un buen punto de partida para saber realmente “quien fue esa persona” sería también a través de la gente que la conoció.

 

Recuerdo que hace poco fue la sesión de fotografías de graduación en la carrera y por alguna razón se me hacía demasiado frívolo armarme de una cámara con todo entusiasmo para agregar cosas irrelevantes a mis recuerdos (por ejemplo fingir que me interesa tomarme fotos con ciertas personas). Sin embargo me preocupa que en los últimos años no me preocupe guardar fotos de ciertos momentos de mi vida (¿será normal?), en vez de eso he preferido observarme a mi mismo dentro de las fotos de los demás.

 

PD: Ahora mismo me viene a la mente una película romántica en donde la protagonista es una anciana que padece una enfermedad neurológica que arruina su memoria y la hace olvidar todo lo que ha vivido, e incluso a las personas que fueron significativas en su vida (hijos, esposo, amigos) entonces su eterno, fiel y enamorado esposo la visita cada día en el asilo de ancianos en donde se da a la masoquista tarea de leerle su diario para que regrese a él a través del recuerdo de su pasado, también me viene a la mente la consigna del “nick” de Adriana en el mensajero instantáneo que dice “Solo quiero dar la vuelta a l calendario para que estos años pasen hacia atrás y así volvería a vivir la época más feliz de mi vida”.

5 comentarios:

wrutuu88uu dijo...

conmovedor... a mi no me gusta que me tomen fotos, pero me encanta tomarmelas y posar para mi misma... me gusta tener recuerditos como mi rata de peluche de bianca para evocar mi extraña infancia... también me parece sexy la idea de morir y dejar algo de mi en objetos de uso personal... me gustaría que algún día la pulcerita de plata que tengo valga millones o que una muchachita artista se encuentre con una fotografía mía mil años después de muerta y que me invente una mejor historia... jaja!!

Besos

wrutuu88uu dijo...

por cierto no recuerdo este blog... ya había pasado por acá??

Psi-Lab dijo...

Jaque: Creo que es cierto que nuestras pertenencias y los recuerdos que desatan imprimen nuestra personalidad. Tal vez en el futuro, si ya no queda nada más que escombros y alguien encuentra algo tuyo no signifique nada para esa persona.

Y ¡Claro que ya habias pasado! Este blog tiene varios años y fué el primero que hice, sólo que ya está remodelado (de hecho tiene tiempo que le hice remodelación), además le cambié el nombre. Antes se llamaba: "Atrapado en mi memoria".

Mireya dijo...

Muchas veces dejamos pasar cosas en nuestra vidas sin guardar un recuerdo fisico, pero todas nos marcan, hasta la hipocrecia de tomarte una foto con la persona ke menos te agrada, pero con la cual compartiste algun momento de tu vida, parte de una etapa en la ke creciste y ke el llevarse bien o mal e incluso el ser indifernte te han marcado kiza de manera menos significativa ke otras personas pero ahi esta la huella. Y le recuerdo en ti permancera.Que mas da no tener un recuerdo fisico????

pequeña extraterrestre dijo...

Gracias por la visita a mi blog! Espero que te siga gustando. Volví de mi camino, pero sigo viajando, en cuerpo y alma como bien dices. Y también espero haber dejado un poquito de mi "personalidad" en todas aquellas fotos y en todas aquellas de miradas de las magníficas personas que he conocido.

Un saludo y te seguiré leyendo!